jueves, 26 de febrero de 2015


Y pensar que esto le pasa a diariomuchos niños y niñas en los salones de clase de nuestros países…


Hola, soy Matías, tengo 21 años y les quiero contar mi historia con la neurodiversidad, y cómo sin conocer este concepto pude vivir y comprender su importancia y todo lo que puede hacer por la enseñanza escolar. 

A pesar de mi corta edad, fue en tercer grado de primaria que, acompañado del apoyo de mis papás, tomé la decisión de cambiarme de colegio. La presión de ir a estudiar de lunes a viernes durante siete horas diarias a un lugar en donde no te sientes cómodo y no te dejan mejorar es lo menos motivante para aprender. 



Las profesoras no se esforzaban por entender a los alumnos, todo lo contrario, esperaban que todos se amolden a una misma manera de enseñar, aprender y avanzar; si uno era como en mi caso, un poco más hiperactivo o tenía letra fea, esto se convertía en barreras  que impedían seguir el ritmo de la clase y lo único que generaban era una gran tensión en mí y mis otros compañeros de clase. A pesar de que era hiperactivo y tenía mala caligrafía mi comprensión y oralidad era buena, sin embargo los profesores tenían la percepción de que tenía una mala actitud hacia la clase y no buscaban comprenderme, solo me sancionaban y no lograban ninguno de sus objetivos como educadores. 

Debido a la tensión que sentía al tener profesores que criticaban todo mi trabajo en vez de brindarme herramientas para hacerlo mejor, comencé a mostrar tics nerviosos. Mis papás se preocuparon y me llevaron al psicólogo para una evaluación y comenzar un ciclo de consultas constantes, encontrando que en el campo intelectual no presentaba ningún problema por aprender y me desarrollaba bastante bien en todos los temas que tocábamos en clase. Por el lado social no había problema alguno, se me hacía bastante fácil entablar conversaciones con todo tipo de personas y tenía bastantes amigos en el colegio. Finalmente, en el diagnóstico que recibí me dijeron que mi problema de caligrafía era por disgrafia y que por esto mi ubicación en el espacio no era tan buena y además, era un tanto hiperactivo. 

Me hubiera gustado pensar desde un comienzo que esto se resolvería fácilmente pues la letra fea puede mejorar y ser hiperactivo podía ser controlado si aprendía a enfocarlo y controlarlo, sabiendo que era parte de mi personalidad e iba a estar conmigo siempre. Sin embargo no fue así debido a que en los primeros grados de primaria los problemas se comenzaban a dar y los profesores no buscaban que yo me sintiera cómodo para mejorar los aspectos en los que no me iba tan bien y me exigían los mismos resultados que a mis demás compañeros, sin apoyarme con herramientas adecuadas y sin reconocer los aspectos positivos que alcanzaba y me costaba lograr -que hoy recuerdo eran varios- pero que se opacaban por el poco conocimiento que tenían mis profesores de todo lo que me pasaba. Todo lo contrario, cuestionaban mi actitud, me hacían dedicarle mucho tiempo, casi todo, a mejorar mi letra y mi comportamiento en clase. No lograban comprender que tenía disgrafia e hiperactividad, sin entender que para mí escribir mejor era algo difícil, al igual que estar sentado en una silla todo el tiempo que dura una clase. 


Fue de esta manera que mi percepción del colegio no era la de un centro de aprendizaje en donde uno va a prepararse para el día a día, por el contrario, yo percibía el colegio como un lugar en donde había gente a la que le iba bien y gente que no, sentía que no era capaz de desenvolverme en este ámbito y sentía también mucha presión porque pensaba que era un camino muy largo al cual nunca me iba a adaptar, era bastante doloroso y difícil de entender.

Debido a la frustración y la ansiedad generada, mis padres se dieron cuenta de que yo no era el “perfil de alumno” para el colegio en el que estaba, entonces tomamos la decisión de cambiarme de colegio. En el segundo colegio (un colegio religioso “normal”, para “gente normal”; en teoría igual al anterior) las cosas fueron muy distintas, los profesores se enfocaban en que tú potencies tus principales habilidades y mejores con el tiempo y constancia las dificultades mostradas. 

Fue ahí cuando comprendí la importancia de que los profesores sean comprensivos con todos los alumnos, que entiendan que todos somos diferentes y por lo mismo tenemos formas de aprender diferente. Tuve una increíble experiencia cuando a diferencia de mi primer colegio, me premiaban por mejorar mi letra en vez de sancionarme por no ser igual al resto, mi tutora tenía una metodología de evaluación que se adecuaba a la personalidad de cada alumno, además me dejaba salir al patio a caminar si es que sentía que necesitaba relajarme ya que de esta manera yo iba a estar más dispuesto a disfrutar la clase y aprender.

Me gustó mucho que los profesores busquen apoyarte en todo sentido y tengan como meta principal lograr que todos los alumnos se sientan cómodos, aprendan lo máximo que puedan y, principalmente, que sepan potenciar las diversas habilidades que se pueden encontrar en una clase con más de treinta alumnos. 

Hoy en día me encuentro en 8° ciclo de la universidad, no he tenido mayor dificultad para adaptarme y el último ciclo culminé en el 10° superior de mi carrera. Además, realizo mis prácticas pre profesionales  en CEREBRUM, donde he podido aprender varios temas muy interesantes sobre la NEURODIVERSIDAD y que me ha motivado a compartir esta reflexión:

¿Qué hubiera pasado si en este primer colegio, los docentes hubieran conocido acerca de Neurodiversidad? ¿Cuántos niños y niñas pueden estar atravesando situaciones como esta sin tener la atención adecuada en sus escuelas?

Me da gusto ser parte del equipo de comunicaciones de CEREBRUM y ayudar a que más maestros se informen sobre el tema, que según mi experiencia es trascendental en su formación y tengan la oportunidad de respetar la diversidad de su aula para formar mejores seres humanos que disfruten de su aprendizaje. 

1 comentarios:

Fernando Maldonado dijo...

La Miss Vero debe sentirse muy orgullosa, un fuerte abrazo Matías. Fernando Maldonado, el Profe de cómputo del segundo colegio.

Publicar un comentario